TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA HIDRATACIÓN - Spar Gran Canaria

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA HIDRATACIÓN

31/05/19

Con la llegada del verano cambia nuestro ritmo de vida y aumentan las actividades al aire libre. Estos cambios, unidos a la subida de las temperaturas hacen que las necesidades de agua sean mayores que en otras épocas del año.

El 50-70% de nuestro peso corporal es agua. Aunque es esencial para la vida, en ocasiones, no le damos la suficiente importancia. Según el estudio ANIBES, el 75% de los españoles no hacen un consumo adecuado de agua. En adultos sanos, lo ideal es hacer una ingesta de agua “a demanda”, es decir, beber agua cada vez que se tenga sed. Habrá que ser especialmente cuidadosos cuando aumentan las pérdidas de líquidos corporales: en ambientes calurosos, con el ejercicio, en determinadas enfermedades y con la toma de algunos fármacos.

Cuando no se consumen líquidos suficientes, puede aparecer un cuadro de deshidratación. Esta puede ser leve, provocando sequedad bucal, mareos, dolor de cabeza… o complicarse provocando taquicardias e incluso el coma o la muerte.

Algunos grupos de población son más vulnerables a la deshidratación:

  • Lactantes, bebés y niños: tienen mayor porcentaje de agua corporal que los adultos.
  • Ancianos: tienen disminuida la sensación de sed.
  • Embarazadas: deben aumentar 300mL la ingesta de agua.
  • Mujeres lactantes: deben aumentar 700mL la ingesta de agua.
  • Deportistas: deberán hidratarse desde el comienzo de la actividad, adecuándose a la intensidad.
  • Para prevenir la deshidratación, es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:
    1. Tomar agua como bebida de elección para calmar la sed.
    2. No esperar a tener mucha sed para beber agua. La sed aparece cuando ya estamos por debajo del nivel adecuado de hidratación.
    3. Evitar largos periodos de tiempo sin consumir líquidos.
    4. Aumentar la ingesta cuando las temperaturas sean altas (+30ºC) y haya mayor humedad ambiental (la pérdida de agua es mayor).
    5. Rehidratarse a partir de 30 minutos de ejercicio. Cuando el ejercicio es intenso, empezar a hidratarse desde el comienzo.
    6. Para aprovechar al máximo su poder de rehidratación, la temperatura del agua no debe ser inferior a 10-15ºC.

    ¿Cómo podemos saber si estamos bebiendo la suficiente cantidad de agua y líquidos?
    Debemos vigilar la orina. Es importante comprobar que orinamos, al menos, en cuatro ocasiones desde la mañana a la noche, así como asegurarse de que el color es amarillo pálido o claro.

    ¿Se pueden tomar otras bebidas en lugar de agua?
    Lo ideal, para calmar la sed, es beber agua. El resto de bebidas aportan otras sustancias, que pueden ser positivas (como el calcio de la leche) o negativas (como el azúcar de los refrescos, o el etanol de las bebidas alcohólicas).

    Si seguimos las siguientes recomendaciones, podrán formar parte de los líquidos que ayudan a hidratarnos, sin provocar un desequilibrio en nuestra alimentación:

  • Agua: consumir de 8 a 10 vasos al día.
  • Zumos naturales: consumir, como máximo, 1 vaso al día. La fruta entera también hace un aporte de agua interesante.
  • Leche: consumir como máximo 2 vasos/día. Entera, semi o desnatada, dependerá del estado de salud de la persona.
  • Refrescos: mejor las versiones “light” o “zero”. Como máximo un par de latas/semana.
  • Té frío: puede tomarse a diario, si se endulza con edulcorantes (stevia, sacarina…).
  • Bebidas alcohólicas: Nunca se deben utilizar para hidratarse. Las bebidas alcohólicas favorecen la deshidratación.